GARIZUMA ETA GATAZKA UKRAINAN

CUARESMA Y CONFLICTO EN UCRANIA

Garizuma hasi da. Batzuetan kosta egiten zaigu prestatzeko denbora liturgiko hau, zuzenean pasatu nahi dugulako Pazkora, festara, ospakizunera; baina, funtsean, denok dakigu ez dagoela prestaketarik gabeko festarik, ez dagoela heriotzarik gabeko berpizterik, ez dagoela fruiturik emango duen hazirik ilunpetan, isilean eta inork ikusi gabe hautsi gabe.

Ha comenzado la Cuaresma. A veces nos cuesta este tiempo litúrgico de preparación, de camino, porque queremos pasar directamente a la Pascua, a la fiesta, a la celebración; pero en el fondo todos sabemos que no hay fiesta sin preparación, que no hay resurrección sin muerte, que no hay semilla que dé fruto sin haberse roto a oscuras, en silencio y sin que nadie la vea. 

Bizitzan gauza asko gertatzen dira, zirrara eragiten digutenak, baina, aldi berean, gugandik erantzun fededun, konprometitu, ausart baten zain daudenak. Honela esaten zigun Frantzisko aita santuak otsailaren 23an: “Jesusek irakatsi zigun indarkeriaren zentzugabekeria deabruzkoari Jainkoaren armekin, otoitzarekin eta baraualdiarekin erantzuten zaiola.” 

En la vida acontecen muchas cosas que nos impactan pero que a su vez esperan de nosotros una respuesta creyente, comprometida, valiente. Nos decía el papa Francisco el pasado 23 de febrero: “Jesús nos enseñó que a la insensatez diabólica de la violencia se responde con las armas de Dios, con la oración y el ayuno.”

Bakearen aldeko otoitza egitera gonbidatzen zaituztegu. Bereziki animatzen ditugu fededunak denboraldi honetan otoitzean eta baraualdian buru-belarri aritzera. Bakearen Erreginak gorde dezala mundua gerraren erokeriatik. Otoitz egin behar dugu eta horrela elkarrekin hasi bide hau, banaka egin behar dena, baina baita komunitatean ere. Denok batera bakearen alde otoitz egin nahi dugu eta eskola katoliko gisa konpromisoa hartu pertsonen sortzaile eta bake gune izateko.

Invitamos a todos a orar por la paz. Animamos de manera especial a los creyentes para que en este tiempo nos dediquemos intensamente a la oración y al ayuno. Que la Reina de la Paz preserve al mundo de la locura de la guerra. Necesitamos rezar y así empezar juntos este camino que tiene que ser recorrido de forma individual, pero también en comunidad. Queremos rezar por la paz y comprometernos como escuelas católicas a ser generadores de personas y espacios de paz. 

Munduan hainbeste gatazka beliko daude zabalik:

Siria, Libia, Yemen, Palestina eta Israel, Sahara, Maroko eta Aljeria, Etiopia, Mozambike, Kolonbia, Nikaragua, Kuba, Txad, Ginea-Konakry, Mali, Niger eta Sudan, Myanmar, Estatu Batuak, nire azpiko bizilagunak, nire lagunak, ni neu eta, bereziki, Errusian eta Ukrainan indar handiagoz lehertu den azken hau.

Presentamos tantos conflictos bélicos abiertos en el mundo:

Siria, Libia, Yemen, Palestina e Israel, Sáhara, Marruecos y Argelia, Etiopía, Mozambique, Colombia, Nicaragua, Cuba, Chad, Guinea-Conakry, Mali, Níger y Sudán, Myanmar, Estados Unidos, mis vecinos de debajo, mis compañeros, yo mism@…y, en especial, por este último que ha estallado con más fuerza en Rusia y Ucrania. 

Besteei gertatzen zaienak, mugitzeaz gain, hunkitu ere egin behar gaitu, elkar ukitzen utzi, ekiteko: gure eguneroko harremanetan, besteekin topo egiteko dugun moduan, eta ekintza solidario edo anai-keinu bakoitzean ere. (Mt 25, 31-46).

Lo que pase a los demás no sólo tiene que removernos, sino conmovernos, dejarnos tocar para ponernos en acción: en nuestras relaciones diarias, en nuestra forma de encontrarnos con los demás y también en cada acto solidario o gesto fraterno: “Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis”. (Mt 25, 31-46)