Fútbol 5

Bihar, hilak 10, gure taldekoak Amor Misericordioso Ikastetxearen aurka arituko dira.

Horrez gain, hona hemen Pedro Crespok eta Belén Mejutok egindako kronika eta argazkiak (Ellakurua-Zurbaran 98 – San Jose – 2012/2/25)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El partido comenzó puntualmente, aunque antes aprovechamos para sacar la foto oficial al completo (jugadores y técnicos).

Pese a ser un encuentro de alta rivalidad, en esta ocasión el nivel de tensión no se desbordó y discurrió por cauces aceptables.
Como todos los años allí, dirigió el choque Fermín Laguna (árbitro oficial de la Federación).

Reforzados hasta los dientes-espinilleras los que nunca usan, arsenal de bebidas, botiquín tamaño XXL-cruzamos los dedos para dar la campanada y que nadie saliera mal parado.

En poco tiempo les dimos el primer susto adelantándonos gracias a un “misil” de los habituales en Sergio Cogollos (0-1).

Resistimos como jabatos, pero su ariete (el número 10, de 15 años) marcó su primer gol y llegó el descanso con ese 1-1.

La segunda parte siguió en la misma dinámica goleadora de ese delantero: 2-1 y 3-1 (por despiste tras un saque central).

La hemorragia parecía definitiva, pero no bajamos los brazos y una internada por el centro de Mikel Crespo supuso el 3-2.

Ataque por banda izquierda del mismo de siempre (el 10) que, sin ángulo, vuelve a encajarla (4-2).

El tiempo corría en nuestra contra y Asier Gallardo, a la media vuelta, nos volvió a acercar con un gol aunque ya ese sería el tanteo definitivo (4-3).

Percances puntuales:
Danel Rey, fuerte balonazo en la cara;
Asier Gallardo, sangrado nasal;
Mikel Crespo, contusión en muslo derecho;
Ander Etxebarria, algún golpe abdominal del balón tras fuertes paradas.

Arbitraje:
Correcto, aunque permisivo con sus empujones y abuso de su mayor cuerpo.
Sacó una tarjeta amarilla por cada bando (en nuestro lado a Danel Rey).

En esta ocasión cumplieron la legalidad que en el de ida no, e hicieron las obligadas rotaciones entre sus dos jugadores mayores (15 y 16 años) para que no coincidieran en el terreno de juego.

Merecimos más, pero ya se sabe que, a veces, “el camino en si es el éxito”.