Crónicas de los partidos de Fútbol 5

Pedro Crespo nos envía las crónicas de los últimos dos encuentros de nuestros chicos de Fútbol 5. En breve subiremos más imágenes de los partidos.

Contra el Colegio Amor Misericordioso…

El fin de la Navidad se nos atragantó un poco.
Nos tocaba volver jugando en casa contra nuestros verdaderos rivales
directos y en juego, ni más ni menos, que la primera plaza “virtual”.
El campo y el clima bien, pero empezaban los inconvenientes: un par de
jugadores no jugaban (Edorta Orue, Sergio Cogollos) y el primer
entrenador (Alex Morales) no venía por problemas con la muela del
juicio.
Daba igual, el segundo entrenador (Miguel Gallardo) cogía el toro por
los cuernos y nos lanzábamos a la gesta.
El árbitro residente (Javier Aguirre) dirigía el encuentro con su buen hacer.
En el tanteador ellos empezaron dando primero, pero una subida rápida,
fuerte y decidida de Mikel Crespo llevó al de poco un golazo celebrado
con pasión.
Con ese empate (1-1) se llegó al descanso y en la segunda parte vino lo peor.
Pronto marcamos el segundo gol, casi sin querer, con un tiro de Miguel
López-Incera y, cuando todo estaba encarrilado, empezó la lotería de
las lesiones que marcó el rumbo negativo:
primero cayó Asier Gallardo por un fuerte tirón y más tarde Mikel
Crespo con motivo de un doloroso plantillazo.
Para entonces ya estábamos con el 2-3 que fue el definitivo y, pese a
las grandes paradas de Ander Etxebarria, no hubo manera de alcanzar al
menos el empate que era, a todas luces, lo justo tal y como todo había
discurrido.

Contra el Behekoa…

Txurdínaga, sábado, 11 de la mañana, lluvia incesante y las cosas no pintaban bien: seguían las bajas de dos jugadores y uno de los presentes renqueante.

El campo sí era cubierto, pero eso resultaba peor que estar a la intemperie porque la humedad estaba condensada y el suelo era una pista de patinaje. Los resbalones y costaladas empezaron ya en el mismo calentamiento y la inseguridad para desarrollar las jugadas añadía gran dificultad.
Al poco tiempo nos dieron la primera en la frente: gol de potente disparo y las cosas aún más cuesta arriba (1-0).
Nuestros ataques eran desordenados e infructuosos y, por sorpresa, llegó el empate gracias a una gran volea de derecha a izquierda a pies del “hombre-gol” este año, Unai Ruiz (1-1).
Luego, falta con barrera a nuestro favor que Elier Aguirre encaja por el lado izquierdo de su portería (1-2).
Como la cancha no terminaba de secarse nuestro segundo entrenador, Miguel Gallardo, recurrió al remedio de la abuela y compró patatas para aplicar a las suelas de las zapatillas.
Se desconoce el efecto de tal emplasto (¿real o psicológico?), aunque enseguida Asier Gallardo volvía a marcar (1-3).
La segunda parte no resultó tan resbalosa y todo parecía controlado: seguridad de Ander Etxebarria bajo los palos, ocasiones para ampliar el marcador (Miguel López-Incera, Danel Rey).
Sin embargo, fueron ellos los que se acercaron con el 2-3 definitivo y la típica emoción del acoso y los innecesarios nervios finales.
Anecdotario:
-el capitán, Mikel Crespo, estuvo el tiempo de juego completo (sin descanso) y, a regañadientes, estrenó brazalete;
-recibimos la visita a título particular de Félix López de Abetxuko (administración) ya que vive por la zona. ¡Muchas gracias por el detalle! (¿será él el conejillo de la suerte?)
P.D.: Ojalá profesores y/o personal tomen ejemplo y nos visiten en próximos partidos.