Recomendaciones para un buen método de estudio

–       Organización del material de trabajo. “Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa”.

–       Distribuir el tiempo de forma flexible, adaptada a cambios y a circunstancias.

–       Tener en cuenta las dificultades concretas de cada materia.

–       Averiguar el ritmo personal de trabajo.

–       Ser realista y valorar la capacidad de comprensión, memorización,…

–       Comenzar por los trabajos más difíciles y dejar los más fáciles para el final.

–       Memorizar datos, entenderlos y fijarlos.

–       No estudiar materias que puedan interferirse.